viernes, 31 de julio de 2009

Ponencia por entregas Quinta Parte


Primero dar las gracias a todos los que están siguiendo este ejercicio con su lectura. Gracias también a quienes animadamente comentan y me dejan preguntas y sugerencias para las siguientes entregas. Gracias a ellos está construcción se convierte en colectiva.

En el caso colombiano, la forma en que el establecimiento en la cotidianidad académica, laboral y personal de tecnologías como el blog es algo que está lejos de ocurrir masivamente. Incluso para algunos que hacen parte de nuevas generaciones nacidas en la era digital, recursos como el blog son desconocidos y subutilizados. ¿Qué es lo que ocurre entonces? Me atrevo a decir que creo que aún la cibercultura no ha permeado todas las capas sociales y por ello la gran mayoría de personas no tienen actividad en la esfera virtual, o si la tienen, es limitada para ciertos procesos que incluyen la socialización y el intercambio de información referente al trabajo. Nuestra sociedad hoy no ha entrado por completo en la cibercultura y sigue atada a falsas creencias e imaginarios sobre los computadores, el correo electrónico, las transacciones electrónicas, las redes sociales; nuestra sociedad hoy prefiere los encuentros cara a cara, el contacto físico, lo que demuestra que somos una sociedad todavía pegada al dicho de “la cara del santo hace el milagro”.

Hay que decir que a pesar de la brecha digital descrita antes y la brecha de alfabetización, instituciones del Estado, bibliotecas, bancos, universidades, etc ofrecen atención y servicios virtuales a los que la gente empieza a acercarse tímidamente. Otro de los problemas para interiorizar y cotidianizar la red, tiene que ver con las personas mayores para quienes es muy difícil adaptarse a las nuevas tecnologías, así como asimilar la impersonalidad de la virtualidad. Pero a pesar de eso estas personas buscan mecanismos híbridos que les permitan estar seguros al hacer sus operaciones, a la vez que se van involucrando en un proceso de aprendizaje inductivo y significativo del uso y ventajas de la red.

Ese proceso paulatino y lento en el que las personas van integrando la red a sus permitirá que en nuestro país a largo plazo, sean posibles fenómenos como la campaña de Obama en Estados Unidos. Pero mientras el estado no garantice la eliminación de las brechas cualquier esfuerzo que haga el Estado por volverse participativo a través de la red será un esfuerzo a medias que no tendrá eco importante en quienes más lo necesitan.

Debo continuar diciendo que el concepto de CPD se ha ido complejizando y se me ha ido convirtiendo en una categoría que implica dimensiones humanas importantes. El Conocimiento para Dummies no es un tipo de contenido en la web que haya empezado a darse de forma azarosa. Todo lo contrario, el CPD es el producto de una serie de cambios más profundos en el ser humano, en su forma de trabajar, en sus necesidades, en sus visiones de mundo. El CPD es producto de la revolución que trajo consigo la Web 2.0 y junto a esa revolución tecnológica está la compleja coyuntura de la Globalización que implica no solo a industrias, sino fundamentalmente, a seres humanos que son quienes forman esas industrias. Junto a la web 2.0 y a la globalización están los cambios en las formas laborales, y en las formas de relacionarse.

El CPD entonces es más que una categoría para describir la mayor parte del contenido que está en la red sino que ahora involucra a un tipo de ser humano particular El Dummie. ¿Cómo es el Dummie? Es un sujeto producto de la globalización y de las TIC un ser humano que requiere todo el tiempo, para producir en su entorno académico y laboral, gran cantidad de información. Un ser humano que tiene integrada a su vida diaria la red y sus recursos, por lo menos los más conocidos y básicos; además es un ser que puede trabajar en una oficina, o fábrica, que puede tener un trabajo desde casa (teletrabajo), o que tiene varios trabajos freelance. Además este Dummie vive en la inmediatez, se comunica permanentemente y es capaz de establecer vínculos a través de las redes sociales virtuales. El dummie es un sujeto que, no contento con tener un saber especializado en un área del conocimiento, está siempre curioso de conocer otras teorías, tecnologías, otras formas, ojala más sencillas, de hacer las cosas y de obtener más con menos y en menos tiempo. Esa curiosidad es la que convierte a este sujeto en un ser en un infinito proceso de formación interesado en realizar trabajo colaborativo con otros, mientras eso lo conduzca a aprender más a estar a la vanguardia.

El dummie es un tipo de ser humano que conoce la red, no a profundidad, pero es capaz de navegar en ella con algo de fluidez, y tiene un criterio para discriminar entre la información que le es útil y la que no. Ese criterio, está formado por el habitus del dummie que incluye su formación en un área del conocimiento, sus lecturas, intereses, su forma de pensar, sus necesidades. Pero el criterio del dummie no es estático. Debido a la interiorización que tiene de las TIC en su vida, este personaje, es capaz de construir un criterio dinámico a partir de su habitus que le permita optimizar su capacidad de evaluar una información en la red para así quedarse con lo que le produzca los mayores beneficios.

En este sentido, el dummie entonces, es un sujeto de mercado que sabe que tiene la posibilidad de aprovechar lo que le ofrece la red pero que también como sujeto de mercado, es capaz de concebirse como más que un consumidor de contenidos, como un sujeto capaz, de nuevo por su habitus, de ser un productor de contenidos, así las cosas el dummie pude convertirse en bloger. Digo que en bloger y no en administrador de una página web, porque el blog es una herramienta de fácil y rápido manejo que le permitirá a este tipo de sujeto subir contenidos en un tiempo mínimo sin complicaciones tecnológicas de programación. En coherencia con lo anterior, si el dummie puede ser consumidor y productor de contenidos, tiene entonces interiorizada una dimensión doble: lector-escritor, debe tener las competencias que lo hagan capaz de construir contenidos útiles para otros. El hecho de ser lector-escritor hace posible que este tipo de sujeto tenga un criterio de doble dimensión: crítico-flexible. Así el dummie es capaz de ser flexibles con temáticas diversas al tiempo que crítico con los contenidos que produce de manera que es capaz de sostener una postura pero también puede reconocer su falla con tranquilidad.

EL dummie como sujeto productor-consumidor, lector-escritor tiene la posibilidad que le ofrece la web 2.0 de interactuar con quienes lo leen a través de los comentarios, lo mismo que le es posible tener acceso a información en diferentes formatos, a conocimiento académico y estar en permanente construcción de su propia visión de las cosas. Es esto último, es lo que le da un valor agregado a la producción escrita del dummie que tenga su sello personal, tanto en el registro escrito como en las opiniones, y propuestas que haga. El dummie tal y como lo describo aquí, es un tipo de ser humano que ha tenido acceso a formación académica suficiente para permitirle comportarse como un lector-escritor y como un productor-consumidor. Lo que quiere decir, entonces, que el Dummie pertenece a un cierto tipo de élite que además tiene acceso cotidiano y permanente a las TIC, las maneja y las conoce. El dummie entonces, no es entendido solamente como un neófito o torpe en una tarea o un área del conocimiento sino que es un sujeto que ha superado en gran medida la brecha digital. (JP)

Debo decir que el dummie es un sujeto con un gran ego por alimentar. Es por eso que es capaz de crear un sitio propio en la red, blog, porque quiere hacerse visible, tiene cosas que decir, porque cree en la tecnología como una forma de encuentro con otros, porque necesita del refuerzo de terceros y porque además, cree en que en la sociedad de hoy es necesario compartir el conocimiento y esa es su forma de hacerlo, siendo dummie-productor. Es un sujeto individualista que se vale de la tecnología para demostrar su carácter diferente.

Los contenidos que produce el dummie dependen de su habitus así como de sus necesidades e interese en el momento de la producción. En este sentido, los contenidos varían en temáticas y en profundidad, permitiendo así que el blog, no sea otra cosa sino un registro escrito, fotográfico, en audio o en video, de lo que acontece en la vida del dummie. Dado que este sujeto maneja la tecnología con algo de fluidez, es capaz de elegir temas interesantes, tratados de forma atractiva, con vínculos hacia otros contenidos de interés, y con diferentes formatos. De esta manera, produce CPD (conocimiento para dummies)

En principio elegí la palabra dummie para este concepto porque es una palabra muy común hoy en día pero ahora creo que por la carga de imaginarios que tiene debe ser reevaluada pues para mucho el dummie es una especie de idiota, y tal y como lo describo hoy, el dummie es un sujeto mercantil, tecnológico, educado, que pertenece a una élite, y no es tonto que la mayoría cree que es. (Gaviota Jurídica)

Para continuar con el tema del CPD y la democratización, creo fundamental decir que hoy en día, las publicaciones que tienen edición web y que dan espacio a blogers están dando un paso gigante en este proceso. De nuevo hago hincapié en que mientras las brechas permanezcan será un imposible lograr la democratización. Por otro lado, y de acuerdo al lento desarrollo colombiano en este aspecto, hay que decir que también han aparecido portales con diferentes temas que permiten que la gente se acerque a temas políticos y opine como lasillavacia. Pero creo que el proceso de democratización en la red está mitificado y reducido solo a la cuestión política. No basta que la gente pueda interactuar, o pueda votar, hay que dar la posibilidad de que la gente se informe y así esté en capacidad de debatir ideas que luego le permitan tomar decisiones.

La democratización del conocimiento entonces es un proceso que hace posible, en teoría que todo el mundo pueda acceder al conocimiento. Pero en este momento no solo a consumirlo y consultarlo sino a producirlo. Es eso lo más interesante de lo que sucede hoy de la mano de la globalización y las TIC que quien quiera puede producir conocimiento y ponerlo a circular en la red. Creo de nuevo, que lo que circula en la red, en su mayoría es CPD, conocimiento para el tipo de sujeto que acabo de describir. EL CPD se alimenta de diferentes fuentes: información y conocimiento académico. Estas dos fuentes, más la competencia de escritor-lector, le permiten al dummie construir un contenido que es completo, ameno y debe ser fidedigno. Este conocimiento esta producido pensando en un tipo de lector promedio que debe entender el mensaje. De esta manera se garantiza que los lectores puedan circular ese conocimiento, compartirlo y debatirlo. En ese sentido se da un proceso democrático. Debo decir de nuevo que en Colombia la cibercultura no está masificada por lo que las discusiones en la red, en espacios como los blogs o foros difícilmente trascienden esos espacios. Además el miedo a expresarse en público así sea de forma escrita, impide que muchas veces la gente deje sus opiniones y así no se produzca diálogo. Una red en la que no hay diálogo es esteril, y por consiguiente la democracia no tiene pertinencia.

Por hoy les dejo esta entrega se que está un poco larga pero intento mostrar cómo voy avanzando. De nuevo gracias a quienes leen y mas gracias a quienes leen y comentan. A veces siento que este ejercicio es muy difícil para mi y que tal vez no pueda ser publicado más que aquí en la red. Perdonen lo larga esta vez. Muchas gracias un gran abrazo, ya casi nos vemos, MARIANA

1 comentario:

ABovino dijo...

Mariana... me agotaste. ¿Soy un "dummie" flojo? Veo que claramente profundizaste tu definición del CPD, pero que diste tres saltos mortales y caíste hablando de cómo y quiénes somos los D.

Disculpá mi ánimo crítico, no puedo con él. Pero seguí (con tilde mal puesto) que se pone interesante.
Saludos,

AB