martes, 3 de febrero de 2009

Sobre el Hay festival en Cartagena: Generalidades


Debo decir que fue una gran experiencia estar de cuerpo presente en Cartagena. El Hay es un festival literario muy importante y a mí en particular me dio la oportunidad de agrandar mi lista de lecturas y de escuchar de viva voz a quienes están detrás de esas páginas que son mi refugio.
Cartagena es la mejor elección porque es una ciudad llena de historia, arquitectónicamente bella, y con una magia que no puedo explicar. La gente en Cartagena se relaja y por los días del Hay era frecuente encontrar por cualquier calle y en las librerías, a escritores nacionales y extranjeros que sin ningún problema accedían a firmar un libro o tomarse una foto.
Debo decir que de todas maneras el Hay privilegia a la élite: quienes pueden viajar a Cartagena, pagar las boletas, en fin, no todo el mundo tiene acceso aunque por eso se inventaron el Hay festivalito para intentar incluir al resto de la población cartagenera que está en la miseria. Lo de la miseria es evidente por la gran cantidad de vendedores ambulantes en la ciudad amurallada, donde se hicieron casi todos los eventos del Hay, y en las playas. En más o menos una hora que estuve en una playa en Bocagrande, pasaron como 12 vendedores, eso muestra que la gente no tiene muchas opciones.
Pero hay que reconocer que el festival es de calidad. Sus invitados, y los eventos, aunque no todos, son de alta calidad y ofrecen comodidades como traducción simultánea y aire acondicionado, que con ese calor, es fundamental para poner atención. Todos los escenarios son muy lindos pero mis favoritos fueron el Claustro de Santo Domingo y el Teatro Heredia. El primero porque es un patio con grandes árboles y donde corre la brisa y el segundo, porque es una joya arquitectónica y a la salida se ve la muralla preciosa.

Debo decir que a Cartagena le falta oferta de restaurantes para almorzar. Cometimos el error de entrar a almorzar en San pedro cerca a la Plaza de la Aduana y fue terrible: Caro, mal servicio y poquito. Pero al otro día fuimos a la Calle Larga y comimos un pescado delicioso. También estuvimos en el clásico Narcobollo comiendo y tomando jugo de corozo, mi favortio.

En lo que se refiere a las conferencias, la calidad del sonido, así como de la traducción simultánea, fueron excelentes. No puedo decir lo mismo, lástima, de los moderadores de las mesas a las que asistí, pues algunos de ellos no sabían manejar el tiempo, otros no tenían ningún tipo de carisma, o nunca ejercieron su papel de hacer preguntas inteligentes y distribuir, lo más equitativamente posible, la palabra entre los participantes de la mesa.
Esta claro que uno no puede ir a todo y debe seleccionar aunque en la marcha se pueden hacer cambalaches y reventas muy fácilmente así que no hubo problema por ese lado. El Hay es un lugar no solo de turismo literario sino de un fenómeno de grupismo literario. Era frecuente ver a grupos de niñitas de colegio gomelo en las conferencias, pidiendo autógrafos e interrogando a los escritores a la salida de cada evento. También estaban los grupos de amigos reunidos con cámara en mano para captar a algún escritor o para darse envidia con fotos difíciles de conseguir. En este punto de las fotos debo decir que conté con suerte pues tengo fotos con varios que luego publicaré para completar y amenizar este largo post. (Junot Diaz, Antonio García, Margarita Posada, Oscar Collazos, Alberto Ruy Sánchez, Luis Fayad, Martin Amis, Benjamin Zeplaiah entre otros)

El Hay es un gran espacio para que los escritores se mercadeen, mercadeen sus libros y se hagan conocer. Para los lectores es la oportunidad de adquirir libros y firmarlos aunque eso si, no hay descuentos ni nada de eso.

El tiempo de duración de las conferencias era perfecto, solo una hora, tiempo justo para no cansar ni a los espectadores ni a los escritores. También debo resaltar que los patrocinadores del Hay se ocuparon de darnos a todos los asistentes detalles como : libretas, lapiceros y postales del British Council, Abanicos de BBVA, Separadores de la librería nacional, revistas Arcadia, y algo que me pareció muy bacano: un periódico del Hay llamado Hay para contar con el resumen de lo más destacado de cada día, preguntas a los escritores y curiosidades sobre las conferencias y demás. Este recurso me apreció excelente.

Para terminar este informe con mis percepciones generales, quiero decir que me encanta Cartagena y que tal vez el próximo año vuelva al Hay ojala en la misma compañía de esta vez, Gonzalo, que es la mejor de todas.

En un post posterior haré mis comentarios específicos de los eventos a los que asistí.

4 comentarios:

filmaker dijo...

Sin duda alguna Colombia es un país que esta creciendo, y de forma rápida, en eventos culturales. Lo que si es lamentable es que los medio siguen igual. Con sus extensos cubrimientos a noticias del mismo tipo durante largas horas. No quiero decir que estas noticias no sean importantes y es obvio que se les debe dar una trascendencia tal vez mayor, pero hay que ver como es la producción para un torneo de futbol importante, hay que ver como es el cubrimiento del reinado de la belleza.
Los canales privados hicieron unas breves, brevísimas entrevistas, trataron temas someramente con pocos escritores, con notas de más de 15 minutos si acaso cada día. Y ni que decir de la página oficial y su web. La página se mantuvo siempre igual y en el lugar que se supone irían noticias y novedades: ¡DOS son las noticias que acontecieron (según la pagina) en uno de los festivales más importantes de literatura en Latinoamérica pero a su vez uno de los menos registrados por los medios. En el inicio de la pagina del Hay, hay un enlace que dice “El Festival en palabras y fotos como se desarrolla... leer el blog”, este es el blog oficial de Mapfre, que para no quedarse atrás dejó también en dos sus publicaciones de novedades, además que con serios retrasos. La primera publicación se llama “Miércoles 28 de enero” y fue publicada el 29, la segunda “Jueves 29 de enero” creada el 31 de enero. Y ya, pare de contar, se murió el Hay, lo cancelaron, agnosis total.
Ver los sucesos por televisión o internet no es ni por poco lo mismo que estar allí, de cuerpo presente, pero yo que no pude ir esperaba un poco más de caridad por parte de los medios y no este desconcierto en el que hasta hoy estuve y publicaste el blog diciéndome que el Hay duró mas de dos días, tuvo todas sus conferencias e invitados, y que el señor Amis vino.
PD: Esperare los post más específicos y las fotos, en especial la de Martin Amis. Gracias.

Gonzalo Ramirez Cleves dijo...

Dos notas que pueden interesar, especialmente a Camilo el Filmaker

http://notasmoleskine.blogspot.com/2009/02/fin-del-hay-festival.html

Gonzalo Ramirez Cleves dijo...

otros links interesantes

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Hay/Cartagena/clausura/guateque/sol/ron/literatura/elpepucul/20090203elpepicul_4/Tes


Sobre las intervenciones que hicimos algunos
http://www.elespectador.com/columna114320-silencio-favor

Mariana dijo...

Gracias a Filmaker ya Gonzalo por sus aportes y comentarios. Acabo de colgar un post largo, que espero complementar con foticos, sobre los eventos a los que asistí en el Hay. Espero que les guste, les sirva, los ilustre, y espero sus comentarios, que me animan mucho gracias de nUevo, MARIANA