miércoles, 8 de abril de 2009

Lo prometido: reseña de Bariloche de Andrés Neuman premio Alaguara de Novela 2009


Lo primero es aclarar que esta no es la primera novela de Neuman y que con esta no ganó el premio Alfaguara. Esta novela fue finalista del Premio Herralde de Novela y clasificar a ese premio es grandes ligas. Bolaño fue jurado cuando Neuman quedó de finalista y se pronunció favorablemente sobre esta novela, lo cito:

«Entre los jóvenes escritores que ya han publicado su primer libro, Neuman quizá sea el más joven de todos y su precocidad, que aparece ornada de relámpagos y hallazgos, no es su mayor virtud. (…) La novela de Neuman me subyugó, si es posible utilizar este término de principios del siglo XX, y me hipnotizó a partes iguales. Ningún buen lector dejará de percibir en sus páginas algo que sólo es dable encontrar en la alta literatura, aquella que escriben los poetas verdaderos (…) Nada en sus páginas suena a impostado: todo es real, todo es ilusorio, el sueño en el que se mueve como un sonámbulo Demetrio Rota, el basurero bonaerense, es el sueño de la gran literatura y su autor lo escancia con palabras y escenas precisas. Cuando me encuentro a estos jóvenes escritores me dan ganas de ponerme a llorar. (…) La literatura del siglo XXI les pertenecerá a Neuman y a unos pocos de sus hermanos de sangre.»

(Roberto Bolaño, Entre paréntesis)

Pero se trata de hablar de Bariloche. Esta es una novela corta pero con una profundidad increíble, una novela que con poco lo logra todo. Bariloche cuenta la historia de Demetrio, El Negro y Verónica. Los dos primeros trabajan recogiendo basuras por las noches en Buenos Aires. Verónica es la mujer del Negro y la amante de Demetrio. Demetrio creció en Bariloche, allí se enamoró por primera vez y a ese lugar están anclados sus mas gratos y profundos recuerdos. tras la muerte de su padre él y su madre migran a la ciudad y allí Demetrio se hace cargo de la casa de su madre y de sí mismo.

Con ese trabajo Demetrio tiene para lo justo: vivienda, comida, gastos sexuales y sus amados rompecabezas. Ellos son su forma de matar el tiempo y de mantener a Bariloche viva en su recuerdo: el bosque, el muelle y ella de quien se enamoró.Los episodios eróticos así como en ocasiones los finales de capítulos y de párrafos, tienen remates de fantasía en los que Andrés Neuman confirma que nació para escribir, que como lectora me encuentro frente a un poeta a un sujeto sensible con una imaginación desbordada y fina que transforma lo banal en hechos profundos y hermosos.

Demetrio es un hombre que no se conforma que aspira a otras cosas que duda y que sospecha, que quiere vivir otra cosa aunque tampoco sabe cual. Demetrio está conflictuado y quiere partir quiere dejar la rutina, la soledad permanente, quiere alejarse de la basura literal y figurativamente hablando. No es gratuito que Neuman elija la profesión de su protagonista cerca a la basura, a los aparentes desechos de la sociedad. Esto evidencia que el conflicto de Demetrio es más profundo y mas desgarrador. No ha podido superar a su primer amor ese que lo dejo "muerto pero poderoso". Las cosas con Verónica, su amante, ahí van el no la soporta ya, sus reclamos se le hacen aburridos y el solo quiere estar tranquilo tanto, como cuando arma sus rompecabezas.

Demetrio huye, se despide y se aleja de la basura para siempre. No sabe para donde va pero el recuero de Bariloche es un fantasma amigable que lo sigue siempre.

Espero que tengan la oportunidad de leer a esta fantástico escritor, que es un poeta, esa es su estirpe un poeta que cuenta historias que navega en el alma humana que tiene un lenguaje trabajado con juicio y disciplina tanto como con imaginación. Gran recomendado espero que lo lean.





3 comentarios:

juanka dijo...

Me antoje de leer a Andres Neuman.... y especialmente Barilohe.... cuando la lea hablamos

Mariana dijo...

Gracias JuanK por el comentario que bueno qu ehayas quedado antojado las reseñas son para eso. Ojala puedas leerla es un gran poeta este señor Neuman, gracias por visitarme y por aca a la orden, MARIANA

Karlitox dijo...

Hurto las palabras de Bolaño, "Nada en Neuman suena a impostado". Leí el Viajero del Siglo con la misma intensidad y voracidad que Cien Años de Soledad y Rayuela. Neuman desde ya está entre los grandes!... Ahora voy por Bariloche, gracias x interesarme en dicho libro =)