martes, 24 de marzo de 2009

Paris No se caba Nunca y Vila-Matas Menos


Enrique Vila-Matas, nació en Barcelona en 1948. Es el autor de una obra literaria prolífica que incluye cuentos, novelas y ensayos. Publicado por Anagrama, la prestigiosa editorial del señor Herralde, este catalán ha ganado varios grandes reconocimientos como el Premio Rómulo Gallegos en 2001 por El Viaje Vertical y el Premio Herralde en 2003 y el Nacional de Crítica por El mal de Montano. Su obra ha sido traducida a 27 idiomas.
Vila Matas es un escritor que fue descubierto primero acá en latinoamérica y luego fue valorado en España.
París No se Acaba Nunca, es una novela divertida, un hipertexto en donde Vila Matas habla de sus más profundas obsesiones como la que tiene con Hemingway y su obra París es una Fiesta. También su obsesión con la misma París y sus estereotipos de artistas bohemios, arruinados pero productivos, sus calles llenas de historias, sus cafés, restaurantes y terrazas así como su ambiente gris.

Vila Matas escoge París para escribir su primera novela La Asesina Ilustrada. Allí vive en una buhardilla miserable que le alquila Margerite Duras. El vive feliz y pobre como Hemingway en París. Con el pretexto de dar una conferencia sobre la ironía, recurre a su experiencia en París para hablar de lo irónico que fue su paso por esa ciudad, de su proceso de-formación como escritor, de sus amistades con escritores y la farandulilla bohemia parisina de los 70.
París no se acaba Nunca es la historia de un Vila Matas joven y atormentado por el hecho de saber con claridad su vocación y enfrentarse a ella y todas sus dificultades. Por ejemplo pongo esta cita que me impactó mucho:
"Piensen cuáles pueden ser las razones básicas para la desesperación. Cada uno de ustedes tendrá las suyas. Les propongo las mías: la volubilidad del amor, la fragilidad de nuestro cuerpo, abrumadora mezquindad que domina la vida social, la trágica soledad en la que en el fondo vivimos todos, los reveses de la amistad, la monotonía e insensibilidad que trae aparejada la costumbre de vivir" (p.69)
Vila Matas es un referente de múltiples lenguajes cine, novelas, lugares y le deja a uno como lector miles de ventanas abiertas para explorar. Es un referente de referentes que hay que conocer y visitar como si fuera un oráculo.
La forma en que Vila Matas se mete en París y como va construyendo su novela con preguntas a otros en la soledad de su Buhardilla, con la presión de su familia por volver a Barcelona. En especial esa relación algo enferma con su madre que lo signaba siempre como una persona gris y lo trataba con indiferencia. Ese episodio sobre su madre me dejó impactada, me confirmó que los apegos masculinos y su dependencia siempre sera mayor que las de nosotras la mujeres y me recordó mucho a alguien.
Creo que esta es una novela que vale la pena leer es divertida y su más de cien capítulos cortos la hacen muy fluida, sus citas de diferentes autores la convierten en una suerte de biblia literaria un viaje maravilloso por las entrañas de París, un libro que aunque en algunos capítulos cansa, retoma la fuerza y lo conduce a uno hacia un final conmovedor y práctico.
Debo decir que una de las tantas citas que pone Vila Matas en sus capítulos una especialmente me llegó al alma y confirmó mi teoría sobre los domingos; es de Ramón Eder, aca la cito: "El carácter se forma los domingos por la tarde"(p.115)

Les dejo algunos enlaces interesantes sobre Vila Matas:
lea aquí una entrevista a Vila Matas
Esta página de la Cátedra Miguel Delibes
lea en El Mundo de España
Página Oficial de Enrique Vila Matas

1 comentario:

Revista dijo...

Me encanta Vila-Matas, pase mis ultimos días de diciembre y los primeros de enero en Uraba leyendo sus libros; soy bastante sensible a la literatura y entre los varios libros de él que llevaba estaba Lejos de Veracruz, y enferme leyendolo, inevitable, pensando en la ausencia de una mujer fatal, las calamidades y el desproposito de viajar, en fin... y ahora que hablas de los domingos un fragmento de Lejos de Veracruz: "Lo peor... son los estados intermedios, los entreactos, el aburrimiento, los domingos que se eternizan" (p.117).

Ahora que voy a buscar este libro para transcribir la cita, veo al lado, "Bartleby y Compañia", cuya portada es una hermosa foto de August Sander, "Jovenes Campesinos", datada por Anagrama en 1912.

John Berger, en 1979, en su libro "About looking" (traducido, Mirar), dedica su ensayo El Traje y la Fotografía, a la obra de Sander, en especial a la fotografía usada por Vila-Matas (Berger la data en 1914); estos hombres que van a un baile, le permite a Berger imaginar, al finalizar el texto, que aquellos campesinos "tras haberse bebido una o dos cerveza y echado un ojo a las chicas.... colgaron sus sacos, se quitaron la corbata y bailaron, probablemente con el sombrero puesto, hasta el amanecer y el siguiente día de trabajo"....

Una foto hermoso, que de alguna forma juega como metatexto, pero no tanto como lo logra con Doctor Passavento y la portada.

Quedo con un interrogante, a que te refieres con ¿hipertexto? en tu post.

Cordial saludo, JP.